etiquetas

martes, 3 de julio de 2012

al galope

empezamos como en la canción,... al paso.
uy, que se me olvida sujetarme y me quedo de pie. uy, que me interesa algo y me aventuro a dar un par de pasos. uy, otro par de pasitos,...

tímidamente fuimos cogiendo confianza. en línea recta, 4 ó 5 pasitos (eso sí, bien deprisa, casi corriendo). hasta mamá. hasta papá. hasta la pared.

poco a poco, fuimos al trote. trotando por el pasillo, hasta la puerta. trotando del salón a la cocina, de la cocina al pasillo, del pasillo a la habitación. cada vez más tramos, siempre trotando.

después decidió vagar libremente por la casa, buscando  cualquier apoyo para levantarse cada vez que se caía de culo. una pared, una banqueta, las patas de la trona,... cualquier excusa era buena para ponerse de pie y correr, correr, correr sin parar....

ayer le dejamos una pelota de tela. al principio corría por la casa con ella en la mano. pero al rato decidió que era más divertido ir corriendo a la vez que le daba patadas.

y después de practicar estos días, hoy ya ha sido capaz de girar sobre sí mismo y correr en sentido contrario.

el monito va al galope por cualquier sitio, libre, feliz de ser independiente y poder ir donde más le apetezca. y nosotros vamos a galope también, intentando dejarle que explore pero sin correr ningún peligro...

ahora el monito ya no quiere otra cosa, solo quiere correr, incluso ha aprendido a bajarse él solo de la cama con tal de seguir corriendo.

parece increíble, ¡¡en tan poco tiempo lo que ha conseguido!!






No hay comentarios:

Publicar un comentario