etiquetas

lunes, 2 de abril de 2012

plantando un pino

el sábado estuvimos de boda (y ya es la tercera a la que vamos con el monito).

la boda era en el pardo, al aire libre, a las dos de la tarde. fue una ceremonia civil, sencilla, bonita. el monito se entretuvo en sentarse en la hierba y llegar hasta la "alfombra roja" para coger los pétalos.

pero al ser la ceremonia tan tarde, se hizo muy largo. empezaron los aperitivos, que pasaban con cuentagotas. costaba mucho hacerse con una bebida. y era de pie. el monito no paraba, solo quiere andar, y hay que llevarle cogido de las manos.

por fin pasamos al restaurante, nos pusieron una trona. al principio estaba muy entretenido con el pan, pero le duró poco. eran las cuatro de la tarde, no habíamos empezado a comer y el monito no había dormido. tenía sueño, quería teta, pero había mucho jaleo y demasiados estímulos, no podía dormirse.

después del entrante papá mono sacó al monito al jardín a ver si se relajaba un poco. y volvió sin él. había una animadora con una lona circular de colores en medio del jardín, y solo había una niña. el monito se había quedado tan entretenido con unos rotuladores.

la animadora nos prometió que si lloraba entraba a traerlo. como era la primera vez que le dejábamos solo, no nos quedamos muy convencidos, así que salíamos cada cinco minutos a ver qué tal se encontraba. y allí estaba el monito, feliz, gateando por la lona, con los rotuladores, los papeles, los juguetes,... nada de quejidos, ni malas caras, estaba sonriente, disfrutando. poco a poco había más niños, y el monito era el juguete.

así que lo dejamos allí toda la comida, saliendo cada poco. a veces solo lo observábamos a través del seto. otras nos acercábamos y estábamos dos minutos con él, y volvía a quedarse allí tan contento.

a mí la comida se me hizo muy larga, acabó casi a las siete de la tarde. ni siquiera esperamos al baile, el monito tenía sueño. le di teta en el coche y se quedó dormido casi al instante.

de regalo nos dieron un pequeño pino en un saquito de tierra. el domingo fuimos a un pinar que hay cerca de casa y lo plantamos. supongo que es lo que los novios querían, aunque me imagino que poca gente se tomará la molestia de plantarlo. lo hemos plantado en un sitio estratégico, e iremos de vez en cuando a regarlo y ver cómo crece. a ver si le hacemos una foto y se la mandamos a los novios, o mejor, quedamos con ellos y les llevamos a verlo. espero que les haga ilusión

No hay comentarios:

Publicar un comentario