etiquetas

martes, 13 de diciembre de 2011

navidad

hace un año nos fuimos unos días a alemania a ver los mercadillos navideños. nos recorrimos varios pueblos y ciudades, a cual más bonito. las calles estaban nevadas, hacía mucho frío,.... pero el verdadero espíritu de la navidad estaba en los mercadillos, con sus casetas que imitaban casitas, sus luces, los villancicos de fondo, nada estridentes,.... pero sobre todo por el ambiente, mucha gente en la calle ccharlando, sonriendo, compartiendo un vino caliente o una salchicha. grupos de amigos, familias, niños por todas partes,.... daba el igual el frío que hiciese, que allí estaban todos felices, compartiendo la navidad.

había puestos de comida, con salchichas, creps, gofres, vino caliente. pero también había muchos puestos con gorros, adornos, velas, casitas artesanales,... ¡¡y no se repetían!! en todos los mercadillos (y mira que fuimos a uos cuantos) había puestos distintos.

y yo pensaba lo diferente que es ese espíritu aquí en españa. cuando ponen unos cuantos puestos, hay tanta gente que no se puede ni pasear, los villancicos están tan altos que no se puede ni hablar, la gente no va a "estar" sino a "mirar", ...

el otro día fuimos a las afueras de un centro comercial, donde había una pista de hielo. la cola daba tantas vueltas que no se veía el final. la música estaba altísima. y los padres hacían la cola con cara de amargados mientras los niños lloraban, supongo que nerviosos después del tiempo que llevaban allí esperando.

y me dio mucha pena no poder tener aquí aquellos mercadillos, aquel espíritu donde todo el mundo estaba agusto, donde de verdad parecía que era navidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario