etiquetas

miércoles, 7 de diciembre de 2011

objetivo cumplido: 6 meses de feliz lme

juntos lo hemos conseguido: hoy hacemos 6 meses de lactancia materna exclusiva.

muchas veces he dudado de que pudiésemos conseguirlo. nada más dar a luz, dije que quería dar pecho, y el comentario que recibí fue que tenía unos "pezones complicados". vaya, yo de todas formas quise intentarlo.

en la habitación no conseguía que el monito se enganchase, así que llamé a una enfermera que me ayudó. ¡¡vaya moordisco!! hasta entonces yo pensaba, ilusa de mí, que dar teta era algo placentero. pero en aquel momento vi las estrellas. a mí me dolía mucho y nadie me dijo que aquello no era normal. la enfermerá se limitó a decirme que si me dolía, es que se había enganchado. pero yo estaba dispuesta a darle teta pese a todo, así que seguí intentándolo. ¿quién dijo que dar teta fuese fácil?

varias veces más tuve que llamar para que me ayudasen porque yo sola no conseguía que se enganchase. y pensaba en cómo lo haría cuando estuviese yo sola en casa.

me salieron grietas, me dolía horrores, y seguía costándome que el monito se enganchase. por suerte, parecía que el monito dormía mucho y comía poco.

el último día del hospital, el monito decidió que tenía hambre acumulada y se tiró dos horas comiendo. yo tenía los pezones en carne viva, bañados en purelan día y noche.

cuando me dieron el alta pedí cita con mi matrona, pero me la dieron para tres días más tarde. el monito comía a todas horas y yo pensé que no iba a soportar tres días con esos dolores, pero aguanté. cada vez que el monito lloraba, yo pensaba que no podía ser que tuviese hambre otra vez, que mis pezones seguían doloridos de la toma anterior. tenía los pezones tan sensibilizados que me molestaba el agua de la ducha, el roce de las camisetas, no podía tumbarme boca abajo en la cama ni que nada me rozase. muchas veces estuve tentada de comprarme pezoneras, de mandarlo todo lejos y comprar un biberón,... pero soy tan cabezona que decidí aguantar.

por fin llegó mi cita con la matrona, que me ayudó mucho con la postura, parecía que me dolía algo menos. me dolía mucho al engancharse, pero ya no mientras mamaba, así que salí muy animada.

muchas veces se me hincharon los pechos, por los lados o por arriba, supongo que por mala succión. era horrible casi ni poder coger a mi bebé del dolor que tenía,...

tuve que volver varias veces, pero mi matrona me ayudó y corrigió con paciencia, y fuimos mejorando.

al mes, ya no me dolía nada, solamente me molestaba al engancharse.

a los dos meses desapareció por completo el dolor, y ahí empezó mi placentera lactancia. entendí lo que era disfrutar de la lactancia, estaba agusto con mi monito enganchado en la teta, era una sensación agradable, nada que ver con los inicios. lo "malo" es que el monito comía a todas horas, tomas larguísimas. recuerdo una tarde que me tiré 6 horas sin descanso, pasándole de una teta a la otra. el monito se dormía con la teta en la boca y no había forma de soltarle.

a los tres meses descubrí, gracias a la ayuda de las asesoras de un foro de lactancia, que el monito tenía frenillo. eso explicaba muchas cosas, las tomas infinitas, la poca ganancia de peso, lo mucho que regurgitaba,... conseguí que me viese una asesora de lactancia especializada en frenillos, y efectivamente, había un problema. ese mismo día le cortaron el frenillo, y noté un cambio inmediato en la forma de mamar, era mucho más suave.

poco a poco ha ido espaciando las tomas y haciéndolas más cortas. sigue mamando muy amenudo, pero en cinco minutos o diez está listo, salvo que sea la hora de la siesta o de dormir.

y hoy, después de todos los problemas, de los difíciles inicios, puedo decir que lo hemos conseguido, que hemos llegado a esos 6 meses de lactancia materna exclusiva que recomienda la OMS.

poco a poco iremos introduciendo alimentación complementaria, pero espero que el monito no se olvide de su teta, espero que lleguemos, al menos, a esos dos años que la OMS recomienda, y por qué no, a alguno más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario