etiquetas

viernes, 23 de marzo de 2012

blw

mientras el monito estaba con lactancia materna exclusiva, estuve leyendo e informándome acerca del blw, o introducción de la alimentación complementaria sin papillas.

lo que leí me gustó, vi que tenía sentido no tener que dar papillas (y mucho menos industriales), me pareció interesante que fuese el propio bebé por instinto el que gestionase la alimentación.

así que llegó el momento de ofrecerle, y así hicimos, le fuimos ofreciendo cosas sólidas, que pudiese comer y con las que no se atragantase.

le ofrecimos pan, plátano, pera en láminas, zanahoria cocida, tomate, mandarina, carne picada, trozos pqueños de pollo a la plancha, fideos, tortas de arroz, galletas... poco a poco, dejando espacio entre nuevos alimentos, ofreciendo también purés (nosotros en casa también los tomamos), pero dejando que él juegue, experimente con la comida, la coja con las manos, se la lleve a la boca, sea capaz de moverla por la boca, de intentar tragarla,.... 

nunca le hemos obligado a comer, ofrecemos, a veces come más y a veces casi nada. como tiene teta a demanda, que es lo que realmente le alimenta, no nos preocupa la cantidad que coma de otras cosas.

hemos tenido varios sustillos, algunas veces se ha atragantado un poco con un trozo de pan o de pera, pero enseguida ha sido capaz de gestionarlo y expulsar el trozo que le molesta. y es bueno que aprendan a tener trozos dentro de la boca, que sepan moverlos, masticarlos (con las encías), tragarlos o echarlos.

normamente le ofrecemos variedad (verdura, carne, fruta, cereales,...) y él elige, unos días come más de unas cosas, otros días más de otras.

anoche le dimos berenjena a la plancha. se la cortamos en tiras, y las succionaba a una velocidad de vértigo. no me daba tiempo a cortarlas y ya estaba gritando, pidiendo más. le dimos también tomate, galletas (que le encantan), tortitas de arroz,.... no quería nada, lo apartaba con la mano, pero si encontraba una miga de berenjena en su bandeja se tiraba como loco.

no sé cuantas rodajas de berenjena se pudo comer, unas cuantas, desde luego. nunca le había visto gritando para exigir comida (y más cuando tenía otras cosas en la bandeja de la trona). nunca había comido a tal velocidad. nunca había rechazado cualquier alimento mientras buscaba con desesperación uno concreto.

¡¡está claro que al monito le encanta la berenjena!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario