etiquetas

miércoles, 9 de mayo de 2012

adaptación

la adaptación a la guarde nos está costando un montón, y eso que la estamos haciendo de una forma bastante respetuosa.

al principio el monito está entretenido, jugando. yo me salgo de la sala, aunque puedo oir lo que hacen o verles a través de una ventana.

el problema empieza a las 10 y algo. el monito lloriquea, le cogen, le dan besitos, le calman. al rato vuelve a llorar, esta vez tardan un poco más en consolarle. ha habido días que ha aguantado hasta las 12 o 12 y media, que se caía de sueño. hoy creo que no era sueño, sino ganas de mamá, pero eran poco más de las once cuando me lo han sacado desconsolado. le he dado teta un rato, y otra vez tan contento. hemos salido al patio, y lo he dejado allí tan contento. al rato le he vuelto a oír llorar, esta vez sin consuelo posible. a los dos minutos me lo han sacado hipando. le dado teta y se ha quedado dormido.

se supone que hoy se iba a quedar a comer, pero como se ha quedado dormido, ni comida ni nada. lo peor es que yo me he puesto a llorar desconsolada. se me hace muy duro oírle llorar y no cogerlo en ese mismo momento. pero lo más duro es saber que aguanta tan poquito rato. dentro de dos semanas empiezo a trabajar, y aunque trabajaré solo media jornada,  se me parte el alma de saber que el monito estará llorando, buscando el consuelo de su mamá ausente.

nos quedan dos semanas, hay tiempo todavía para que el monito aguante un poco mejor, para que esté agusto, contento. será muy duro irme, pero me encantaría saber que él está bien sin mí, no pido más.

a ver qué tal estas dos semanas que nos quedan, nos esperan días difíciles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario