etiquetas

jueves, 26 de enero de 2012

fiesta

anoche estaba el monito ya dormido en mis brazos, y lo dejé en la cama, a mi lado. y entonces le sentí moverse mínimamente. A veces se menea un poquillo y vuelve a dormirse, así que esperé. Pero se empezó a mover cada vez más.

Otras veces cuando se despierta, lloriquea para que le vuelva a coger, y vuelve a dormirse. Pero esta vez ha sido diferente. Empezó a mover el brazo arriba y abajo, parecía el gato chino este de la suerte. Y le oí reírse. Se hacía gracía a sí mismo. Movía el brazo cada vez más, y empezó a hacer pedorretas, a decir pffffffffff, pfffffffffff, y a tirar besitos, sin parar de mover el brazo arriba y abajo. Volvió a reírse y más pedorretas y más besitos.

Y ya no pude más, me entró la risa floja. Y le hizo tanta gracia que a él también le entró la risa floja. Y contagiamos a papá mono, que estaba casi dormido. Tuve que encender la luz y empezó la fiesta. Todos muertos de la risa, el monito en su salsa, sin rastro de sueño. Con esa fiesta en la habitación, era mucho más divertido estar despierto que dormirse.

Así estuvimos un buen rato, bajando el ritmo para que se fuese relajando. Al final nos tocó meterlo en la mochila para que se durmiese. Teníamos sueño y no deseábamos fiesta, pero al final pasamos un buen rato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario