etiquetas

jueves, 9 de febrero de 2012

teta en el coche

una de las cosas que peor lleva el monito es viajar en el coche.

quitando el primer viaje largo que hicimos con él, que se tiró tres horas durmiendo, el resto ha sido bastante peor.

el monito dura entretenido como mucho media hora, y eso cantándole, dándole muñecos, haciéndole pedorretas,... y eso en el mejor de los casos, porque a veces a los cinco minutos dice que no quiere ir ahí. Y entonces llora desconsoladamente. Intentamos parar en cuanto se puede, pero a veces pasa un rato hasta que se encuentra un sitio donde parar. Y menudo disgusto que tiene el monito encima, hipando, desconsolado,....

y lo peor, peor, son las noches, al monito le entra sueño pero no es capaz de dormir, y llora desconsolado a la vez que bosteza. Y no vale con sacarle de la silla y cogerlo en brazos, darle besitos,.... necesita teta.

cuando cumplió los seis meses, empecé a llevarle a la piscina. era la primera vez que iba a conducir yo y el monito iba a ir solo detrás, porque siempre vamos uno de los dos atrás con él. yo pensé que sería horrible y que se pasaría el viaje llorando, pero me sorprendió. ni una lágrima. eso sí, el viaje de vuelta, que iba cansado, fue llorando sin parar los diez minutos de coche. Menos mal que el resto de los días ha ido y venido bien, pero claro, son diez minutos.

empezamos a darle galletas o pan en el coche. Esto le entretenía bastante rato, así que para cuando íbamos poco rato en el coche nos hacía el apaño. El problema eran las noches o los viajes largos.

así que hasta ahora, los viajes largos los hemos hecho en tren, mucho más cómodo para él, pues no tiene que ir metido en la silla, y come y duerme cuando quiere.

estas últimas vacaciones hicimos un experimento. el viaje largo de ida me fui yo con el tren, y papá mono con el coche. y los desplazamientos cortos con el coche. el problema es que si le entraba sueño en un desplazamiento pequeño, lloraba, y había que parar, que se durmiese y luego seguir. y no era muy operativo.

así que agudicé mi ingenio e intenté, por enésima vez, darle teta mientras él iba en la silla. hasta ahora no lo había conseguido, no llegaba por más que lo intentase. pero no sé si es qe el monito ha crecido, que yo me he puesto de manera diferente o que he tenido más tiempo de probar, el caso es que... ¡¡lo conseguí!!

la postura para mí es algo incómoda, incrustada en la sillita, clavándome el cinturón y un poco retorcida, pero merece la pena: fue darle teta en el coche y dormirse en dos minutos, ¡¡qué maravilla!! ¡¡qué gran invento!!

tan bien nos ha funcionado, que nos hemos animado a hacer el viaje de vuelta todos juntos en el coche, el monito durmiendo y nosotros charlando.

¡¡esto marcará un antes y un después en nuestras vidas, estoy segura!!


Lo malo

No hay comentarios:

Publicar un comentario