etiquetas

miércoles, 8 de febrero de 2012

viajar en invierno

tenía pendiente contar cómo han sido nuestras vacaciones.

ya sabíamos lo que era viajar con el monito en verano / otoño, pero era la primera vez que viajábamos en invierno, además de que el monito ya es más mayor.

sobre todo la gran diferencia es el frío. en verano el monito iba semi-desnudo y cada vez que tenía hambre, yo me sacaba la teta al aire, y listo. ahora el monito va abrigado (y aser posible metido en el abrigo de papá o mamá con la mochila), y su madre (osease yo) también. esto se traduce en que si al monito le entra hambre repentina, hay que buscar un sitio en el que yo pueda sacar la teta sin morir congelada, y además se pueda sacar al monito de la mochila sin que le entren los siete males.

esto nos ha pillado (afortunadamente) con el monito un poco más mayor, y ya aguanta bastante más sin reclamar teta. Además, cuando la reclama tiene algo de paciencia (pero solo algo, no vayais a pensar), así que da tiempo de sobra a encontrar un lugar mínimamente resguardado.

también afecta el frío al cambio de pañales. si al monito le da por hacer caca hay que buscar un sitio calentito para cambiarle rápidamente el pañal. y esto ya es más complicado. en toooodos los sitios que hemos estado no hemos encontrado ni un solo baño con cambiador para bebés. los baños de los bares o restaurantes suelen ser pequeños, están helados y bastante sucios, así que no sirven. y al monito hay que desnudarlo, así que es muy complicado hacerlo en cualquier sitio.
alguna vez lo hemos cambiado en el coche, que no es ni cómodo (casi no se cabe) ni calentito (hay que hacerlo con la puerta abierta) pero es la mejor opción que hemos encontrado.

el monito es (todavía más) inquieto que antes, y además ya come comida "de mayores" pero en ninguno de los bares o restaurantes que hemos comido tenían trona, así que nos hemos apañado con él en brazos, y hemos conseguido no romper ni un solo plto o vaso, así que el resultado ha sido bastante bueno.

la otra diferencia, también muy importante, es la lluvia. ha llovido varios días, nada que nos impidiese salir, pero implica llevar paraguas para que el monito no se moje (normalmente somos de chubasquero, no usamos nunca paraguas) y es un poco incordio.

por lo demás, todo ha ido fenomenal, el monito duerme en nuestra cama, así que no nos hace falta nada especial; come básicamente teta, y si acaso pan o algo de nuestro plato, así que el tema comida de momento resuelto también. y se pasa el día tan agusto en la mochila, donde va despierto o echándose la siesta, según prefiera., así que no estamos sujetos a horarios de siestas.

la única "limitación" es que por las noches hemos vuelto siempre pronto al hotel para que pudiese dormir a una hora prudencial. pero como somos poco trasnochadores, no nos ha supuesto ningún esfuerzo.

así que la experiencia ha sido igualmente muy positiva, nos ha resultado muy fácil viajar los tres, pasar las horas juntos, pasear durante horas, descubrir sitios nuevos,.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario